Breve historia del Jiu-Jitsu

Hay pocas disciplinas marciales de reciente aparición en nuestro entorno que hayan llegado pisando tan fuerte como el Jiu-Jitsu. Aunque en nuestro país se trate de un arte marcial con una historia más bien reciente (sobre todo en comparación conc700x420 (1) otros clásicos marciales como el judo o el karate), lo cierto es que el Jiu-Jitsu es una disciplina con una historia muy rica detrás.

Este arte marcial nace de la necesidad de los humanos de defenderse ante los depredadores o los agresores en general, y encuentra su origen en Japón. Se dice que el guerrero Sekuni derrotó a Tajima No Kehaya, otro conocido guerrero, utilizando una técnica descrita como una combinación de golpes en puntos vitales, sometimientos y armas tradicionales, constituyendo lo que luego se conocería como Jiu-Jitsu. Esta es la primera referencia – si bien dudosa – a esta disciplina marcial en la literatura.

Aunque esta disciplina toma raíces del Sumo y de varias técnicas de combate desarrolladas en el período feudal japonés, las primeras “escuelas” de Jiu-Jitsu como tales no se crearon hasta finales del siglo XIX, cuando además los japoneses se reafirmaron en el origen nipón (no chino) de esta arte marcial.

Actualmente el Jiu-Jitsu consta de varios pilares fundamentales. Uno de ellos es el newaza, o trabajo en el suelo, que conforma gran parte de lo que es el Jiu-Jitsu como lo conocemos hoy en día. A ello se le suma el entrenamiento con armas tradicionales japonesas, generalmente de madera, y otras técnicas de desarme ante sable u otras armas.

Otro punto a remarcar es la aparición, a principios del siglo XX, de otra gran corriente de Jiu-Jitsu: la brasileña, fundada por el japonés Mitsudo Mayeda. Aunque el origen es común al de la disciplina principal, este difiere en una gran cantidad de normas y reglas adaptadas al día de hoy.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *